• Santvidental

Morderse las uñas, un peligro para la salud dental

Las personas con este hábito asocian este gesto con algo que les tranquiliza y les libera de tensiones. Para muchos es un gesto normal el hecho de morderse las uñas y pasaría casi desapercibido si no fuera por las marcas que deja en los dedos. Sin embargo, morderse las uñas puede producir consecuencias peligrosas y poco conocidas para tu boca. El hábito de morderse las uñas afecta al 45% de los niños y al 10% de adultos. Esta patología empieza con una alteración producida en la anatomía de la uña, que suele volverse más ancha y corta, además de originar pequeñas heridas alrededor de estas que pueden llegar a infectarse. Las bacterias y los virus están normalmente en las manos y con este acto podemos llegar a transmitir una infección en la boca. Algunos ejemplos comunes de bacterias que pasan de nuestras uñas al cuerpo son los Staphylococcus o la Escherichia Coli.


Existe también una relación entre morderse las uñas y la aparición de halitosis. Esto se debe al traspaso de bacterias de la zona inferior de las uñas a la boca. Así, la presencia de bacterias en la boca produce la aparición del mal aliento. Además, dado que las manos son una gran incubadora para las bacterias, al morderte las uñas corres el riesgo de que estas lleguen a tu boca y por tanto de contribuir a la formación de caries.


Asimismo, las uñas son duras y provocan un exceso de estrés en los dientes y las encías que podrían llegar a provocar una rotura de dientes y enfermedades periodontales. Así mismo, esta presión está también relacionada con afecciones de la mandíbula como el bruxismo. Algunas de las molestias que se pueden originar son dolor de cabeza y facial, encías retraídas o sensibilidad dental.


Si ya se ha provocado un daño en los dientes, debes acudir a Santvidental para que pueda tratar la afectación de la dentadura o pedir cita con nuestro periodoncista si son las encías las que están afectadas



5 vistas